By: Rocío García On: Septiembre 12, 2018 In: Actualidad, SEO Comentarios: 0

Hola, ¿hay alguien ahí? Probablemente no. Pero si algún despistado a la vuelta de las vacaciones y con la procrastinación por bandera ha recaído por aquí, vamos con el tema SEO del verano: la última actualización del algoritmo de Google o el denominado ‘medic update’.

Venga, seremos breves y haremos un resumen de todo lo que hemos leído en las últimas semanas para ponernos al día después de disfrutar del sol veraniego. Y si trabajáis en algún ámbito relacionado con el SEO, vuestros clientes estarán no solo deseosos sino también probablemente más que cabreados inquietos por la pérdida de posiciones, la bajada de visiblidad en Google y otros bonitos tecnicismos del posicionamiento orgánico. Para hacerlo más fácil, empezamos con un pequeño checklist:

>Has llegado de vacaciones y tienes 100 correos de tu cliente porque ha desaparecido de la 1ª página. Lo primero: hazte un café (pensar con el estómago vacío no es buena idea)
>Echa un rápido vistazo a la web: ¿Aprecias cambios sustanciales a simple vista? ¿Han cambiado algo? Si fuera así, puede que el cliente haya hecho algo que afectara a su web (y al SEO)
>Revisa que la configuración básica no esté afectando a la indexación del sitio web: el robots y etiquetas noindex (luego ya te preguntarás cómo demonios han llegado ahí con el segundo café)
>¿Nada? ¿Todo está tal y como lo dejaste pero ni rastro de lo que tenía el dominio posicionado antes de que hicieras las maletas en agosto? Mira a ver si el gráfico de visibilidad en Sistrix hace algo así:

A este gráfico lo hemos bautizado ‘caída libre’.

Si prefieres un símil de actualidad sería lo equivalente a esto:

Lo bueno es que si Mourinho pudo levantarse, tú también podrás. ¡Manos a la obra!

Claves (muy resumidas) para entender el medic update de 2018:

Los expertos han hablado y esto es lo que se puede extraer de varias semanas de pruebas, comprobaciones y algún que otro tirón de pelo:

Olvídate de los enlaces externos (por un momento). La actualización no tendría (como todo en SEO, en condicional porque nada es firme o seguro) que ver con los backlinks que hayas generado últimamente.

Céntrate en tu web. Revisa a fondo si la forma (la arquitectura web, la estructura por páginas y por supuesto la usabilidad móvil) como el fondo (el contenido tanto en textos como en imágenes) son correctos para trasladar tu mensaje. Y pregúntate si son realmente útiles, no para ti sino para tu audiencia.

Familiarízate con la terminología Google: YMYL y EAT son tus nuevos amigos. Si tu web se centra en el sector financiero, la salud, temas legales o te dedicas en líneas generales a vender a través de un comercio electrónico, es más que probable que te haya afectado directamente la actualización del algoritmo (aunque según algunos expertos el impacto es global). Asimismo, el todopoderoso buscador espera de ti que des información fidedigna en tu rama, así que podría buscar autores de prestigio o al menos con una trayectoria profesional demostrable para evaluar tus contenidos.

Abandona las prácticas SEO obsoletas: keywords sí, pero sobre todo intención de búsqueda. Como diría Rand Fishkin de MOZ, las tácticas SEO “dinosaurio” ya no valen. Más que colocar palabras clave en sitios concretos de la web, se trata de crear (¡por fin!) textos con sentido, realmente útiles y con fundamento. ¡Los copywriters vuelven a escribir para humanos!

En realidad, no son consejos sino pasos de pura lógica; probablemente, si te ha afectado la actualización es porque no hiciste las cosas caballerosamente en el pasado (sí, todos sabemos los trucos que han funcionado: Google también) o porque no has tenido en cuenta el SEO hasta ahora. Es buen momento para empezar a hacerlo bien, ¿no?

Clic para tuitear

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *