By: Leticia Prado On: Junio 07, 2018 In: Actualidad Comentarios: 0

Facebook, Instagram, el banco, las tiendas online, las aplicaciones móviles, las web con suscripción al boletín de noticias, la compañía de internet, la del gas, la del teléfono móvil… Cientos de empresas almacenan los datos personales de sus clientes (habituales o esporádicos) previo aviso de sus condiciones y políticas de privacidad. Pero todos hemos aceptado clausulas sin saber muy bien qué implicaba hacer clic en el “sí, acepto”.

Ahora, la Unión Europea intercede por los usuarios y mejora le ley de protección de datos vigente desde 1995. ¿Cuál ha sido el resultado? Un auténtico apocalipsis. Las empresas han llegado tarde a la aplicación del nuevo reglamento y han dejado a los usuarios con [aún] menos ganas de leer ni un solo precepto más. Si has incluido un pacto con el diablo en la adaptación de tu política de privacidad, has creado el infierno en la tierra porque, seguro, lo han aceptado casi todos tus suscriptores sin siquiera leerlo. Pero, ¿por qué se ha formado tanto revuelo?

Cronología del cataclismo: fases de la nueva Ley de Protección de Datos

#Año 2016

La Unión Europea (UE) aprueba la entrada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una normativa que sustituye a la Directiva 95/46 y que regula el tratamiento de los datos personales de los usuarios. El RGPD entra en vigor en mayo de 2016, aunque la UE establece un periodo transitorio de adaptación de dos años.

#Año 2018

A las 00:00 horas del 25 de mayo el RGPD (o GPDR por sus siglas en inglés, General Data Protection Regulation) es ya de obligado cumplimiento. Todas las empresas que almacenen o utilicen la información de sus clientes han tenido que advertir del cambio en su política de privacidad y permitir que sean ellos, de manera activa, los que decidan qué hacer con sus datos personales.

#La belleza del paso del tiempo (o cómo los españoles lo dejamos todo para última hora)

Dos años, dos, han tenido las empresas para comunicar a sus clientes, usuarios, suscriptores, etc., el cambio en las políticas de privacidad. Y todas lo han dejado para el último momento. Más concretamente, para las horas inmediatamente anteriores a la aplicación del RGPD. La avalancha de correos en los días previos (y los posteriores) al 25 de mayo ha sido tal que muchos usuarios han tenido lectura de noche para rato.

Avisos de la nueva ley de protección de datosLos mejores mensajes del RGPD

El caos provocado por la aplicación del RGPD, después de unas horas de confusión inicial, ha dado paso a las mejores reacciones de los usuarios. Sobre todo, contra los mensajes idénticos que muchas empresas se han empeñado en remitir a su lista de contactos. Así, sin paños calientes, ni personalización, ni mimo. “Eh, tú, que Europa nos ha tirado de las orejas y esto es lo que tenemos que hacer. O lo tomas o te lo tomamos nosotros. Pero no le vamos a dar más vueltas”. Más o menos algo así, mensaje tras mensaje. Menos mal que, incluso en pleno apocalipsis, hay espacio para la esperanza. Entre la marabunta de correos electrónicos, hemos encontrado algunos ejemplos de aviso de los cambios en la política de privacidad a los que diríamos que sí una y otra vez.

¿Cuál ha sido el mejor mensaje del RGPD que habéis recibido (o creado)? #privacidad #RGPD Clic para tuitear

 Socialmood y su dominio del Trending Topic

Esta agencia digital sabe lo que hace y lo que se cuece en internet y en las redes sociales. Aprovechando que el RGPD llegó a ser uno de los momentos más comentados de finales de mayo, Socialmood envió este aviso a sus suscriptores:

RGPD: Socialmood

Pincha sobre la imagen para ampliar

Easy Promos, “arreglado, pero informal”

Esta plataforma para la creación de promociones online lo tiene claro: quiere seguir trabajando contigo pero, para ello, necesita tu consentimiento. Lo piden educadamente y con confianza en el asunto del mensaje (“Necesitamos tu consentimiento, ¿nos lo das?”) y cuentan por qué quieren seguir teniéndote entre sus suscriptores.

RGPD: EasyPromos

Pincha sobre la imagen para ampliar

Salsa, la marca que proporciona una mejora de la silueta y de la confianza (en la protección de datos)

La marca de ropa Salsa sabe lo importante que es realzar las características fisonómicas de sus clientes y lo ha convertido en su valor de referencia.  También a la hora de comunicar los cambios en su política de privacidad, en ese caso, realzando los puntos más importantes del RGPD.

RGPD: Salsa

Pincha sobre la imagen para ampliar

Mailchimp, siempre práctico

Esta plataforma de servicios de marketing por correo electrónico persigue la facilidad y la sencillez también en la adaptación de la nueva Ley de Protección de Datos.

RGPD: Mailchimp

Pincha sobre la imagen para ampliar

Evitando la “fuga de cerebros” en Malasmadres

Este club de madres “imperfectas” (no lo decimos nosotros, ellas mismas se describen así) luchan por la conciliación y el ahorro de tiempo, también, en la revisión diaria de correos. Por eso, su aviso previo a la activación de la RGPD fue así de sencillo y convincente:

RGPD: Malasmadres

Pincha sobre la imagen para ampliar

 

Con los pies en la tierra para viajar con Nautalia

Fieles a su espíritu aventurero, Nautalia quiere que sus clientes viajen sobre seguro en internet. Su mensaje sobre la nueva política de privacidad es claro, conciso e irresistible. “Lee nuestras condiciones, acepta, quédate con nosotros y, quién sabe, igual en unos meses nos lees desde el Caribe”.

RGPD: Nautalia

Pincha sobre la imagen para ampliar

El mensaje apocalíptico de Lucía Be (con pase VIP)

Esta diseñadora domina la técnica de sacarle partido al drama con humor, empatía, amigas y dibujos, muchos dibujos. Para darle la bienvenida al RGPD, preparó una fiesta virtual (con invitación y todo) y un objetivo claro: conseguir que sus seguidores siguiesen en el ‘sarao’.

RGPD: Lucía Be

Pincha para ampliar

Y esto es solo una muestra… ¿Estaremos ahora preparados para el nuevo Reglamento General de Protección de Datos?

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *