By: Leticia Prado On: Junio 11, 2019 In: Marketing de Contenidos, SEO Comentarios: 0

Continuo. Ininterrumpido. Perpetuo. Perdurable. Perenne. No, no estamos haciendo nuestros primeros pinitos en poesía. Solo queríamos encontrar los mejores adjetivos para definir un tipo de contenidos especiales, claves para conseguir un tráfico de calidad para una web y cierta relevancia en los resultados de búsqueda. Son los que no pasan de moda, los que permanecen en boga a lo largo del tiempo y sin necesidad [o casi] de actualización. Y se conocen como contenidos evergreen, una de las opciones para los planes de marketing online que, con un poco de esfuerzo, puede dar muy buenos resultados.

Ojo. No estamos diciendo que sea fácil. No siempre se tienen la capacidad o los recursos necesarios para crearlo. Por ello, antes de ponerse manos a la obra, descubrimos qué es y cómo funciona el evergreen content y de qué forma se puede integrar en la estrategia de marketing.

Marketing de contenidos sin fecha de caducidad

La traducción literal del término evergreen es “de hoja perenne”. Y no encontramos forma más bucólica de hace referencia a unos contenidos que permanecen inalterables en la estructura de la web pase el tiempo que pase. Pero si nos quedamos en esta descripción, podría parecer que todas las páginas de un sitio son imperecederas, puesto que permanecen visibles durante meses.

Es entonces donde entra en juego un elemento diferenciador: no es tan importante el tiempo como la relevancia y la actualidad de estos contenidos. El evergreen content consigue conservar siempre su relevancia.

Vamos a empezar con los ejemplos más sencillos. Imagina un portal especializado en bodas. Una entrada normal para el blog puede hacer referencia a los colores de la nueva temporada para los vestidos de invitada. Un contenido evergreen se centraría más en las normas básicas de protocolo o en cómo escribir los votos nupciales. Temas que, salvo pequeñas variaciones, no caducan. ¿O ha desaparecido la norma no escrita de no ir vestida de blanco salvo que seas la novia?

Otro ejemplo: una página centrada en información deportiva. Todas las publicaciones relacionadas con los resultados de una jornada se quedan enseguida obsoletas. Sin embargo, la biografía de una estrella del tenis o la historia de superación de un medallista olímpico suelen mantener su utilidad y no se quedan anticuados.

También pueden ser contenidos que no caducan, pero solo relevantes por temporadas. Por ejemplo, en un blog o una página de cocina, las recetas de “ensaladas y sopas frías” son entradas fuertes, que prácticamente no varían de un año a otro, pero que solo resultan prácticos en la temporada de verano. Aunque siempre hay gente a la que le gusta arriesgar…

Entonces, ¿cómo beneficia el evergreen content a tu web?

A grandes rasgos, podríamos decir que el contenido evergreen es necesario para que una web o un blog se mantengan siempre en boga y como referentes en el campo en el que estén especializados. Estos contenidos no caducos (timeless, como dirían los angloparlantes) ayudan a mejorar y mantener constante un tráfico orgánico de calidad, a conseguir un puesto entre los primeros resultados de búsqueda para determinadas keywords y a ganar la confianza y la preferencia en la mente de los usuarios, que recurren a los contenidos evergreen siempre que los necesitan.

Hora de ponerse manos a la obra: cómo elaborar contenidos evergreen

Normalmente, los contenidos que más perduran en el tiempo son artículos con listas, los que explican cómo hacer algo, los de consejos, de resolución de dudas, de revisiones de producto… En cualquiera de los casos, es importante planearlos para el largo plazo, que permanezcan visibles y relevantes entonces. Estos son algunos de los consejos que debes tener en cuenta si quieres conseguir verdadero evergreen content:

1.- No recicles contenido ya publicado.

Intenta crearlo desde cero y, una vez en la web, revísalo cada cierto tiempo para actualizarlo.

2.- Búsca keywords con un volumen de búsquedas importante.

Utilízalas para crear contenidos originales y únicos y evita aquellas palabras clave que son estacionales o que están perdiendo relevancia.

3.- Evita relacionar un tema perenne con otro de actualidad.

Por ejemplo, nuestro post sobre lecciones de social media que puedes aprender de Juego de Tronos, ahora que se ha acabado la serie, corre el riesgo de quedarse obsoleto o perder relevancia (ya que no hay tantas búsquedas sobre la serie).

4.- Intenta eludir el vocabulario con referencias temporales.

Expresiones como “el pasado año”, en el “mes de mayo”, “hace solo un mes” posicionan tu contenido en un tramo de tiempo concreto.

5.- Revisa tus contenidos evergreen con cierta frecuencia.

Aunque duren casi eternamente, no debes olvidar realizar esta tarea. Revisa los links o incluye nuevos, vuelve a promocionarlos en redes sociales…

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *