By: Leticia Prado On: Julio 16, 2019 In: Marketing de Contenidos, Social Media Comentarios: 0

Una imagen vale más que mil palabras. Pero, sin los permisos necesarios, no podrás utilizar ninguna en tu web que no sea propia. ¿Conoces las licencias CC?

Para la web, para enriquecer los contenidos del blog, para los perfiles sociales… La imagen tiene mucho peso en internet y son muchas las ocasiones en las que necesitamos echar mano a ella. El problema es que, salvo que hayamos creado previamente un imponente banco de fotografías e ilustraciones propias, vamos a depender de fuentes externas para conseguir la imagen que nos hace falta. Es aquí donde debemos tener especial cuidado: que una fotografía, infografía, video, dibujo, etc. estén en internet y se muestren de manera pública no significa que podamos utilizarlas a nuestro antojo.

En la web, los derechos de autor son válidos y completamente aplicables a cualquier obra publicada, incluidas las imágenes. Si quieres aprender a utilizarlas, no te pierdas esta guía sobre licencias de uso y su aplicación en cada caso. Si eres de los que usa bancos cuasigratuitos, la necesitarás para la publicación de cada una de tus páginas y actualizaciones.

Imágenes para web gratuitas (o casi)

Antes de que te lances a mejorar tu web con fotografías e ilustraciones de todos los tipos, debes saber cuáles puedes utilizar y en qué condiciones. No todo es gratis en internet y en el caso de las imágenes podemos decir que mucho menos. Ya hemos hablado de algunos de los mejores bancos gratuitos, de los que puedes extraer una gran cantidad de material sin ningún tipo de derechos de autor. Pero en ellos y otras fuentes, también puedes encontrar otro tipo de recursos que pueden ser utilizados a cambio de reconocimiento y según ciertas condiciones.

1.- Imágenes gratuitas (Public Domain o CC0).

Hay imágenes totalmente libres de derechos que puedes utilizar con total libertad en tu web y sin preocuparte por el reconocimiento al autor. Por un lado, encontramos las de dominio público, aquellas creaciones para las que ya ha caducado la protección reconocida por los derechos de autor. Así, pueden ser reproducidas o modificadas y publicadas en la web o en las redes sociales sin ningún tipo de problema – en este último caso, daría lugar a una nueva obra que sí podría estar sometida de nuevo a derechos de autor (Copyleft)-.

Por el otro lado, encontramos las imágenes Creative Commons Zero. En ellas, el autor ha renunciado por completo a todos sus derechos como creador y permite su copia, distribución y modificación sin reconocimiento de ningún tipo, incluso cuando se utiliza con fines comerciales.

2.- Creative Commons Images.

Creative Commons: Remix from Creative Commons on Vimeo.

Dentro de los límites de la propiedad intelectual, las licencias Creative Commons permiten reproducir, editar, remezclar y desarrollar imágenes con todas las garantías para sus creadores y grandes ventajas para el resto de usuarios, entre los que se encuentran tanto perfiles particulares como grandes empresas. Con esto se consigue que los licenciadores (autores) mantengan sus derechos mientras estos estén vigentes al tiempo que permiten a los licenciatarios utilizar obras con copyright.

Antes de publicarlas, la comunidad CC pregunta al creador qué requisitos exige para sus imágenes según cuatro pilares básicos: reconocimiento, sin obra derivada, uso no comercial y compartir igual. Según elija unos u otros, así será la licencia de uso de sus creaciones.

Tipos de licencias Creative Commons

Ahora que sabes cuáles son las opciones de imágenes gratuitas para tu web o tus redes sociales, debes aprender cómo utilizarlas de manera adecuada para evitar cualquier problema con los autores. Quédate con estas condiciones en mente y sabrás cómo se aplican las licencias Creative Commons a las imágenes con Copyright.

  • Reconocimiento/atribución. La obra puede ser utilizada por los usuarios sin más restricciones que el crédito a su creador.
  • No Comercial. Los licenciatarios no pueden distribuir, modificar o remezclar la imagen con fines lucrativos.
  • Compartir igual. Si se crean obras derivadas a partir de una imagen con derechos de autor, se debe compartir con las mismas licencias que la original (nunca más restrictivas).
  • No derivadas. Solo permite la copia y distribución de obras originales, pero no su modificación.

Y estos son los símbolos que identifican los diferentes tipos de imágenes Creative Commons:

Licencias Creative Commons

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *